Colaboración entre escuelas de negocios: asumir nuestra responsabilidad con el planeta

Concepción Galdón, Knut Haanaes, Daniel Halbheer, Jennifer Howard-Grenville, Katell Le Goulven, Mike Rosenberg, Peter Tufano y Amelia Whitelaw discuten la importancia de poner el conocimiento a disposición de la comunidad empresarial a través de diversas iniciativas compartidas.

Desde hace más de medio siglo, las pruebas sobre el cambio climático son cada vez más numerosas. Un número cada vez mayor de ciudadanos, gobiernos, organizaciones de la sociedad civil y empresas han asumido su responsabilidad hacia nuestro planeta. En particular, se ha señalado a las empresas para que desempeñen un papel importante a la hora de frenar y revertir la producción de gases de efecto invernadero, junto con responsabilidades planetarias más amplias. Como escuelas de negocios, debemos asumir nuestra responsabilidad de forma urgente, significativa y pública. Por supuesto, reconocemos los retos que supone hacerlo, ya que muy pocos de nosotros somos expertos en el clima, y debemos seguir ofreciendo una enseñanza y una investigación excelentes en toda la gama de temas empresariales. Sin embargo, la inacción es en sí misma una decisión, y no actuar iría en contra del propósito mismo de nuestra existencia como instituciones basadas en el conocimiento. Creemos que todos los líderes empresariales deben conocer las pruebas científicas sobre el cambio climático y las herramientas para encontrar soluciones. Como estudiosos de la gestión, creemos que esta comprensión compartida debe informar las numerosas decisiones que toman los líderes empresariales, ya sea en sus organizaciones, en sus relaciones con las comunidades y los gobiernos, o en sus vidas privadas, donde dirigen en muchos sectores relacionados. Debemos transmitir lo que sabemos a nuestros interlocutores en las empresas. Esa es nuestra naturaleza y, de retrasarlo, estaríamos actuando en contra de lo que somos.

Como escuelas de negocios, debemos asumir nuestra responsabilidad de forma urgente, significativa y pública.

El clima lo afecta todo, desde las vidas hasta los medios de subsistencia. Las cuestiones medioambientales están inextricablemente ligadas a las cuestiones económicas y sociales y, por tanto, a las empresariales. Por ejemplo, en el lado positivo, los datos sugieren que la transición a una economía neutra en carbono podría generar hasta $10 billones en valor económico y cerca de 400 millones de nuevos empleos. Sin embargo, McKinsey ha calculado que el coste de la neutralidad equivale a la mitad de los beneficios mundiales durante el próximo cuarto de siglo. No actuar será aún más costoso. La transición implicará complejas cuestiones sociales, económicas y de gobernanza. Los ejecutivos deben estar dotados de conocimientos rigurosos y desarrollar la experiencia necesaria para dirigir las empresas en un contexto operativo completamente nuevo. Debemos abrazar la complejidad y tener la capacidad de entender todo como un único sistema interconectado. Así pues, los conocimientos necesarios para afrontar esta crisis no tienen que ver exclusivamente con la ciencia del clima. La gestión aporta un enorme valor a la conversación.

Generamos conocimientos oportunos sobre la transformación empresarial, la medición y el capital, las operaciones, el liderazgo organizativo y la gobernanza, todo ello necesario para producir un futuro con cero emisiones de carbono.

El cambio climático es un problema global, un problema sistémico. No puede ser abordado por ningún actor de forma aislada, sólo de forma colectiva y cambiando las reglas del juego por las que se rige la actividad económica de todos los actores. Por lo tanto, además de reconocer que la acción empresarial sobre el cambio climático requiere una aceleración urgente, también reconocemos el imperativo de la colaboración y de una voz colectiva. Con esta convicción en mente, fundamos Business Schools for Climate Leadership (BS4CL), un grupo de ocho escuelas de negocios europeas de primer orden, procedentes del Reino Unido, España, Francia, Suiza y otros países. Como BS4CL, colaboramos para desarrollar y ampliar las ideas prácticas basadas en la investigación para los líderes empresariales, los estudiantes y los educadores que luchan contra la crisis climática.

Los lectores familiarizados con la dinámica de las escuelas de negocios apreciarán que la colaboración no siempre es evidente o fácil entre nosotros. Competimos por los estudiantes, el profesorado y la financiación, y estamos en una carrera permanente para mejorar nuestras respectivas clasificaciones. Aunque solemos participar en pequeñas colaboraciones de coautoría, nos diferenciamos de algunos de nuestros colegas de las ciencias, donde es habitual encontrar colaboraciones de grandes grupos que traspasan universidades, fronteras geográficas y barreras del ámbito del conocimiento.

Hay algunos ejemplos significativos que demuestran que podemos hacerlo mejor. El Creative Destruction Lab (CDL), fundado en la Escuela Rotman de la Universidad de Toronto, es uno de esos ejemplos. Está formado por diez escuelas de América del Norte y Europa Occidental, que trabajan conjuntamente para acelerar el progreso de “empresas de base científica y tecnológica en fase inicial y con capacidad de ampliación masiva” en diversos sectores: inteligencia artificial, salud, espacio, tecnología financiera… y clima. Este es un ejemplo, pero necesitamos muchos más si queremos hacer frente al cambio climático. Ninguno de nosotros puede lograr un impacto suficiente actuando de forma aislada. A pesar de los puntos fuertes del profesorado, la investigación, la enseñanza y el compromiso de los estudiantes y ex alumnos de nuestras respectivas escuelas, la escala y la interdisciplinariedad del desafío del cambio climático apuntan directamente a los beneficios potenciales de la sinergia.

Hay dos casos—uno simbólico, que demuestra la colaboración entre nuestras propias escuelas, y otro, sustantivo, que logra juntos lo que ninguno de nosotros puede lograr solo—que sustenta nuestro propósito y nuestras ambiciones conjuntas. La colaboración define a la BS4CL. Cada una de nuestras escuelas está realizando con éxito sus propias actividades para abordar el cambio climático, pero la colaboración permite un impacto adicional. La colaboración no sólo define la naturaleza inter-escolar de BS4CL, sino también nuestro modelo para catalizar la actividad dentro de nuestras escuelas y entre los académicos de nuestras redes.

A través de nuestra propia colaboración, esperamos modelar un camino de colaboración entre competidores de diversas industrias. Esperamos que nuestro trabajo individual y nuestra colaboración—que abarca la investigación, la enseñanza y la divulgación—garanticen que todos los líderes empresariales estén equipados para superar las fronteras de la competencia, asociarse con sus clientes y proveedores y trabajar en todos los sectores para hacer frente a la emergencia climática. Es mucho lo que está en juego a nivel mundial. En última instancia, nuestro objetivo es inspirar a los líderes para que proporcionen productos y servicios que no sólo rentables, sino que también aporten soluciones a los problemas de las personas y del planeta.

Desde el comienzo de nuestro esfuerzo conjunto, hemos reunido un equipo básico de profesores y personal de nuestras escuelas y nos hemos beneficiado del apoyo de muchos de nuestros colegas, estudiantes y ex alumnos. Hemos definido un plan de trabajo, entregado un conjunto de herramientas que está disponible de forma gratuita en nuestro sitio web, organizado una serie de seminarios web (también disponibles de forma gratuita), presentado a nuestro grupo en la COP26 y publicado artículos en diversos medios de comunicación y especializados. Los principales temas que hemos tratado hasta ahora son:

  • Cambio climático y desigualdad (INSEAD)
  • El cambio climático y la naturaleza: Lo que las empresas necesitan saber (Juez de Cambridge Business School)
  • Cambio climático y geopolítica (IESE Business School)
  • Cambio climático y tecnología (IE Business School)
  • Cambio climático y la transformación de la empresa (Instituto Internacional para el Desarrollo de la Gestión, IMD)
  • Cambio climático y la descarbonización de los negocios (HEC París)
  • Cambio climático y gestión de riesgos (Saïd Business School, Universidad de Oxford)
  • Cambio climático, normas y el valor de las empresas (London Business School (LBS))

En el futuro, tenemos previsto seguir trabajando juntos, poniendo el conocimiento a disposición de la comunidad empresarial a través de diversas iniciativas compartidas. Con ello, esperamos hacer una fuerte declaración ante nuestros estudiantes, ex alumnos, profesores y personal y el mundo empresarial en general. Sabemos cuál es nuestra responsabilidad. Estamos dispuestos a asumirla. Esperamos que los conocimientos que ponemos a disposición ayuden a nuestras numerosas partes interesadas a intensificar su propio compromiso con la construcción de empresas prósperas y neutras en carbono. La tarea que tenemos entre manos es tan compleja como oportuna y el mundo empresarial -incluidas las escuelas de negocios- tiene un papel primordial que desempeñar.

Colaboracion entre escuelas de negocios_asumir nuestra responsabilidad con el planeta

Latest posts by Amelia Whitelaw (see all)
    Latest posts by Knut Haanaes (see all)
      Latest posts by Daniel Halbheer (see all)
        Latest posts by Jennifer Howard-Grenville (see all)
          Latest posts by Katell Le Goulven (see all)
            Latest posts by Mike Rosenberg (see all)
              Latest posts by Peter Tufano (see all)

                Leave a Comment